César Delgado González

De lo Óptico a lo Háptico

-Desde el prisma del "Irrealismo": lo que se ve no se toca, lo que se toca no se ve.-

  Durante más de quince años hemos estudiado en el Centro Háptica de Investigación Propioceptiva los mecanismos que tienen lugar en la creación plástica llegando a la conclusión de que, quizás, algunos conceptos estéticofilosóficos, tenidos hasta ahora por incuestionables, deberían ser replanteados. Nos referimos a que, a la pintura y a la escultura -siempre consideradas como "artes visuales"-, nosotros les atribuimos, sin pretensiones revolucionarias, el criterio de ARTE TÁCTIL: HÁPTICO o cinestésico.

 Analizaremos aquí, brevemente, en tres puntos y tres igualdades, algunas observaciones para invitar a la reflexión y que hemos expuesto, más extensamente, en el capítulo "De lo óptico a lo Háptico" del libro homenaje al filósofo Pajón Mecloy recientemente publicado por la editorial Linteo con el título "Enrique Pajón, educador de sentimientos":

 1- DEL "BIG-BANG" AL ACTUAL CONCEPTO DE LA ESTRUCTURA
ATÓMICO-MOLECULAR.-

 Después de numerosos juicios antagónicos por parte de los astrofísicos, hoy gozamos de una opinión casi unánime: el mundo tiene su origen en la teoría "big-bang". Asimismo, se ha entendido, desde hace algunos años, a la bóveda celeste, por parte de la colectividad científica, como hiperesférica.

 Para una más fácil comprensión, simplifiquemos una hiperesfera e imaginemos el Universo como una esfera infinita y, por consiguiente, como a toda esfera, adjudiquémosle una sola superficie y dos dimensiones recíprocamente perpendiculares y secantes. Pensemos, verbigracia, en los paralelos y meridianos de cualquier cuerpo astronómico.

  En investigaciones muy recientes, científicos de todo el mundo han consensuado criterios acerca de la estructura universal pronunciándose, unánimemente, a favor de un plano inconmensurable para la conformación del cosmos. La infinitud de la bóveda celeste convierte a ésta, a la bóveda celeste, en una estructura de superficie continua ("plana"), lo que nos proporciona una mayor comprensión para simplificar el espacio cósmico suprimiendo una dimensión: la profundidad.

 Si pensamos ahora en que, este aspecto de un cosmos hiper-esférico, es sola y necesariamente imaginario porque, en realidad, no podemos admitir -como hemos señalado- más que un plano continuo sin profundidad, comprenderemos fácilmente que, cualquiera punto discurriendo a lo largo de una línea trazada en dicho plano infinito, nunca se encontraría con su inicio o lugar de origen. De este modo, habremos de aceptar la dificultad o, más bien, la imposibilidad de englobar un espacio cerrado tridimensional.La carencia del volumen y la tridimensión formarán parte, entonces, del mundo de la "irrealidad", término acuñado por Pajón Mecloy en "Voluntad de Hombre" y otros libros de su metafísica.

  La anulación del concepto TRIDIMENSIÓN para el espacio-cosmos nos ha llevado a OTRO pensar sobre éste: aceptarlo como superficie; y, puesto que la evidencia y tangibilidad de los cuerpos requiere una tercera dimensión, nos encontramos, inexorabvlemente, ante la utopía de la Creación (obviamente de toda drómena); es decir: nos será imposible verificar cualquiera ente sustancial. Toda existencia no lo es tal, sino -y exclusivamente-, una mera concepción.

  En términos teológicos, la Creación (olvidemos los aspectos de la cronología por significar, el tiempo, una consabida entelequia), o, está todavía por llegar –siendo necesaria para explicar su propia génesis-, o se trata únicamente de una irradiación o flujo teopsíquico (¿conducta o energía asustancial?).

  Desde un punto de vista filosófico, la idea expuesta de un cosmos adimensional estará más cercana a la "irrealidad", a lo increado, más próxima a una determinada Ceguera.

 Para reforzar este pensamiento recordemos la teoría de Emilio Segre (premio Nobel de Física 1959) acerca de lo que denominó, en 1956, "Antiuniverso". No olvidemos, asimismo, que cada día, mediante los aceleradores de partículas, los científicos nos descubren nuevas subdivisiones atómicas de las que está compuesta toda materia (neutrinos, mesones, muones, piones, antielectrones, positrones, etc., etc.), algunas de las cuales tienen una duración vital de 1*10 elevado a -32..: una milésima de millonésima de diezmiltrillonésima de segundo, lo que es sinónimo de "existencia inexistente".

Hasta aquí, todo ha desaparecido, y el desarrollo nos deriva hacia nuestra

PRIMERA IGUALDAD CONCEPTUAL:

CREACIÓN = NADA = CEGUERA.
---------------------------------

2- HÁPTICA, PROPIOCEPCIÓN O "SEXTO SENTIDO". ÁCIDOS NUCLEICOS
Y SECCIÓN ÁUREA. CREACIÓN Y CÓRTEX CEREBRAL.-

 Fray Luca Paccioli di Borgo, matemático cuatrocentista, cuyos tratados matemáticos ilustrara Leonardo da Vinci, nos ofrece un estudio exhaustivo sobre la "Divine Proportione" demostrando cómo la sección áurea nos resulta la división asimétrica más atractiva a la visión óptica o retiniana. No obstante, Paccioli di Borgo ignoraba el origen de este fenómeno estético-perceptivo. Matila C. Ghyka, en su "Estética de las Proporciones en la Naturaleza y en las Artes", nos ofrece en nuestro siglo un precioso estudio sobre las probables razones biológicas de la estética: los ácidos nucleicos, contenidos en el gen cromosómico, crecen siguiendo el curso de una particular espiral exponencial (espiral logarítmica de crecimiento gnomónico homotético), cuyos ejes de giro seráan dos segmentos perpendiculares que se hayan, en cada voluta, en la razón de "sección áurea". Dado que los organismos vivos, y por ende el ser humano, crecen por inflacción -o turgencia-, todas las expresiones racionales se comportarán como emanaciones -o reflejos- de tal principio y, naturalmente, las relativas a las ARTES PLÁSTICAS VISUALES.

 Es llegado el momento -para transformar las "ARTES VISUALES" en "ARTES HÁPTICAS o CINESTÉSICAS"-, de hacer referencia a lo que denominamos "SEXTO SENTIDO":

  La sensibilidad propioceptiva (PERCEPTIVO-HÁPTICA y CINESTÉSICA) informa a nuestro cerebro del grado de amplitud que, en cada instante, presentan nuestras articulaciones en el espacio. De este modo obtenemos una relación con el entorno y un conocimiento del tamaño y situación de los objetos y de nuestro propio cuerpo. Los órganos de los sentidos se hallan ubicados en las epífisis óseas, tendones, piel, cápsulas articulares, etc.. Los nervios periféricos sensitivos transmiten la información a las astas posteriores de la médula espinal; desde aquí, dicha información, a través de los haces espino-talámicos,alcanza la corteza cerebral quien se encargará de interpretar las sensaciones como sucede en la fisiología de cualquiera otro de los sentidos clásicos; verbigracia: mientras permanecemos sentados no será preciso observarnos visualmente las rodillas -ni palpárnoslas- para conocer el grado de flexión o extensión que presentan en cada momento dichas articulaciones.

  En el Centro Háptica hemos confeccionado una colección de rectángulos que, a manera de test, fueron presentados a los alumnos del colegio Santiago Apóstol de Pontevedra, de la Organización Nacional de Ciegos, y a numerosos ciegos adultos (y videntes a ojos cerrados) en Madrid. Mediante la sensibilidad PERCEPTIVO-HÁPTICA, en el 90% de los casos, el "rectángulo áureo",cuyos lados se ajustan a las relaciones de la "sección áurea", fue el elegido en la prueba y, ello, nos facilitó el descubrimiento de que la "Divine Proportione" no era un asunto concerniente en exclusiva al lóbulo occipital sino, también, a la corteza parietal.

 A este análisis anterior habremos de añadir el mecanismo neurofisiológico iniciado por la Vía Piramidal para -desde el Homúnculo de Penfield sito en la quinta capa (células giganto-piramidales) de la corteza cerebral del área pre-rolÁndica-, seguir, mediante las raíces periféricas, el curso de la motilidad voluntaria.El Homúnculo de Penfield es la representación de una figura humana en nuestro cerebro. Dicha figura tiene las proporciones equivalentes a la función que desempeña su correspondiente corporal en la vida voluntaria.Recordemos la gran superficie en neuronas ocupada por el dedo pulgar en el homúnculo de Penfield: 25%.

  Tras lo expuesto, será fácil comprender cuán imprescindible resulta la bondad en la motilidad voluntaria junto a la Sensibilidad Háptica, desde el alumbramiento (incluso desde la vida intrauterina y la herencia), para optimizar un posible y ulterior desarrollo de la creación plástica.

SEGUNDA IGUALDAD CONCEPTUAL:

ESTÉTICA-ÓPTICA = ESTÉTICA-HÁPTICA.
-----------------------------------------

3- DE LO ÓPTICO A LO HÁPTICO EN EL ARTE.-

  a) DESDE LA PERSPECTIVA PSICOLÓGICA: "EL LENGUAJE DEL CUERPO".- Julius Fast, psiquiatra norteamericano, nos refiere en su estudio sobre lo que denomina "Kinesia " o "lenguaje corporal ", cómo una paciente relataba su fracaso en el primer matrimonio y cómo estaba a punto de fracasar en el segundo. Un día, en clase de terapia ocupacional, mediante una técnica de pictoterapia, utilizando pintura de dedos, la paciente manchó el lienzo con un color escarlata. Inmediatamente exclamó: "!qué sexual! ". Esta anécdota es interpretada por el psiquiatra como una asociación menstrual.Sin embargo, en el convencimiento de otro punto de vista diferente al de Julius Fast -meramente óptico-psicológico-, es posible discrepar de su interpretación menos profunda al relacionar el suceso con el ciclo menstrual: la regla se refiere al aparato genital femenino, sí, pero ella dijo "!qué sexual! ", no !qué genital!, y entonces, se deduce que, en el inconsciente de la enferma, junto al color rojo-escarlata, había tenido lugar una asociación cinestésica. Intento señalar que, el "rojo-escarlata " fue ejecutado con los dedos y la acción de movimiento y presión de los dedos sobre el lienzo; ello hizo rememorar en la paciente un gesto de masturbación, por eso exclamó "!qué sexual! ", porque la sexualidad es un asunto activo donde interviene lo cinestésico y, pintar con los dedos, es un quehacer propio de la "sensibilidad cinestésica" o, dicho de otra manera: perceptivo-háptica.

  b) DESDE LA PERSPECTIVA EN EL ARTE. HILDEBRAND.- Este autor alemán habla, en su "Problema de la Forma en la Creación Artística", de que, con la visión óptica, lo que se aprecia en la pintura es la apariencia, la interpretación de lo representado en relación con la atmósfera de conjunto. Consiente, únicamente, dos parámetros: forma gráfica y color. Surgen aquí las teorías de Wolfflin: el realismo científico no es perceptible absolutamente por medio de la visión retiniana, mientras que en la representación pictórica hay percepción de realismo aunque no exista.

 He aquí un sencillo ejemplo: contémplese un paisaje. diríjase la mirada hacia un árbol concreto. La visión óptica tiene lugar en un plano, será imposible ver la cara posterior del árbol, la cual forma parte de la realidad científica del árbol en su globalidad. Contémplese ahora el mismo paisaje reproducido sobre un lienzo. Enseguida reconoceremos el árbol pintado aunque no exista volumen y únicamente aparezca una representación plana, una mancha.

LO QUE SE VE... NO SE TOCA.
LO QUE SE TOCA... NO SE VE.

 Hemos retornado así a nuestro criterio inicial: si la realidad científica sólo permite contemplar un plano siendo vedada la profundidad, si en la representación pictórica interpretamos las entidades expuestas sin que existan, es porque, desde la vida intrauterina -quizás desde antes-, nuestro conocimiento del espacio tiene lugar a través de la sensibilidad cinestésica. El tacto y el movimiento nos proporcionan la clave para que el ojo conozca la tridimensión. El artista pinta lo que su cerebro rememora según la experiencia táctil, háptica y cinestésica.

  El pintor que desea imitar fielmente en su lienzo el paisaje contiguo, tratará de reproducir la dureza de un árbol, la textura, la viscosidad, la humedad, el volumen...; más, todos estos atributos le son no sólo propios a la percepción háptica (TÁCTIL), sino completamente ajenos a la sensibilidad óptica (visual).

 c) HÁPTICA Y SUSISTENCIA. CEGUERA Y SUSISTENCIA.- reproducimos seguidamente dos ejemplos que ilustrarán la relación de la estética con la ceguera y la sussistencia:

  De todos es conocido en qué consiste la ceguera ocular pero, ¿cómo tiene lugar la anestesia propioceptiva, la "ceguera háptica y cinestésica" Recordemos que, en la cuarta fase evolutiva de una grave enfermedad infecciosa: la sífilis, se produce la P G P (parálisis general progresiva). En dicha afectación se lesionan las astas posteriores de la médula espinal interrumpiéndose, de este modo, la transmisión que, desde los receptores propioceptivos, informarían al cerebro de la situación de los miembros en el espacio. Como síntoma suficiente, patognomónico se describe el Romberg + por el que, el paciente, al cerrar los ojos, no es capaz de mantener el equilibrio y se desploma. Con ello queda demostrado cómo la pérdida de la sensibilidad háptica y cinestésica es apenas armonizable con la susistencia y absolutamente incompatible con la creación artística.

  En 1990 tuvo lugar el aula de cultura "Tiresias" dirigida por el filósofo Pajón Mecloy. En ella, la disertación de Favio Mauri, director de la Biblioteca de Arte de Milán, versó sobre ética y estética y concluyó con la siguiente anécdota vivida personalmente por él: Un joven muy atractivo sufre un grave accidente de tráfico; es ingresado, en estado de coma, en la Uvi de un centro hospitalario; los médicos tratan de reanimarlo con técnicas de electroestimulación y otros recursos terapéuticos, pero todo es inútil, únicamente se obtiene como respuesta un electroencefalograma plano. Al cabo de algunos días, desistiendo los médicos de cualquier resultado positivo, acude a visitar al paciente una antigua amiga muy allegada, de facciones también muy bellas. Automáticamente, se produjo el estímulo-respuesta y una inmediata recuperación. El encuentro de la armonía "ESTÉTICA" había conseguido el milagro que, al parecer, le estaba vedado a la Ciencia. Se trata de un fenómeno curioso cuyo mecanismo de acción tiene lugar desde la ceguera más absoluta, desde la total desconexión: desde la ceguera óptica y háptica.

  TERCERA IGUALDAD CONCEPTUAL:

CEGUERA ABSOLUTA = ACCIÓN ESTÉTICA.
NADA = TODO.
UNIVERSO = ANTIUNIVERSO.
EXISTENCIA = INEXISTENCIA.

César Delgado.
Comunicación leída en el VI congreso de cultura europea.
Centro de Estudios europeos.
Universidad de Navarra –España-
Pamplona, 26 de octubre de 2000.

Copyright © 2012 - César Delgado González Arte Háptico. Creado por Adriana Cecilia y Artavis